Todo nace con una causa, un propósito: una visión de mundo. La corporación ___ nace a partir de la necesidad de proteger y conservar un área ubicada en San Juan de Piche. Esta zona se caracteriza por su alto valor ecológico, por sus características y especies únicas. 

El año 2010 los dueños de la propiedad decidieron transformar sus 1.617 hectáreas de bosque mediterráneo en Santuario de la Naturaleza, manifestando su compromiso por proteger y preservar el lugar de toda amenaza externa.

El proceso para convertirse en Santuario de la Naturaleza requiere de tiempo y apoyo. Luego de tres años, durante los cuales la comunidad científica y múltiples organizaciones sociales -como la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Chile, la Fundación Phillipi, la Agrupación Chilebosque, y CONAF, entre otras se expresaron abiertamente a favor- el año 2013 la zona fue declarada Santurio de la Naturaleza por el Consejo de Ministros, gracias al constante apoyo del Ministerio del Medioambiente.

Desde sus inicios, los propietarios del Santuario han tenido como misión fundamental proteger el bosque nativo y la enorme biodiversidad de los ecosistemas presentes en el lugar. Muestra de esto ha sido la constante búsqueda por una ecuación sustentable entre producción de bajo impacto y el uso sostenible del bosque.

Producto de sus características geomorfológicas y climáticas únicas, el Santuario San Juan de Piche contiene una variedad extraordinaria de ecosistemas, que van desde los bosques xerófilos mediterráneos hasta el bosque templado lluvioso valdiviano, relicto más puro de la región de la Metropolitana, recorriendo toda la flora y fauna nativa del Chile Central. Su valor ecológico tiene relevancia mundial, su altísima riqueza en endemismo y microendemismo lo sitúa dentro del corazón de uno de los 34 hotspots de biodiversidad del planeta, siendo San Juan su Zona de Mayor Valor Ecológico (ZMVE). 

Este santuario es un lugar único y la necesidad de preservarlo para el futuro de nuestra naturaleza y su patrimonio genético es una necesidad urgente, en especial frente a los cambios que están ocurriendo y ocurrirán en la zona. Su importancia para las especies en peligro de extinción que habitan en su interior, así como para la comunidad científica que trabaja en su protección, es absolutamente invaluable.

El Santuario San Juan de Piche es el hito inicial de la Corporación. Nuestra labor se proyecta a todos los bosques mediterráneos presentes en nuestro país, abarcando desde la IV hasta la VIII región.